La expansión del pádel

Compartir

Este deporte llegó a España en el año 1974.

La primera pista de pádel de nuestro país se construyó en el Marbella Club en ese mismo año. Fue D. Alfonso de Hohenlohe, fundador del Marbella Club, quien trajo el deporte a España después de hacer una visita a su amigo Enrique Corcuera en México.

En la fotografía se puede ver la Primera Pista de Pádel de España, en el Marbella Club.

Las dos pistas de pádel del Marbella Club (muy poco después de la primera pista se construyó una segunda, debido a su gran aceptación) fueron derribadas en la vorágine del boom inmobiliario de Marbella y hoy son Bungalows del hotel, quedando una placa conmemorativa en el lugar en el que estuvieron ubicadas.

Después de su invención en México, el pádel se extendió rápidamente a Argentina, donde tuvo una gran acogida y desarrollo. Fue en este país donde se empezaron a organizar torneos Internacionales y, todavía hoy, muchos de los mejores jugadores del mundo proceden de Argentina. En aquella época parecían invencibles y destacaban especialmente Alejandro Lasaigües, Marcelo Cubas, Roby Gattiker, el Mago Sanz, Severino Iezzi, Ricardo Cano, Javier Maquirriaín, Pali Rovaletti, Javier Siro.  Un dato significativo es que Juan Lebrón es el primer jugador no argentino en ser Nº 1 del mundo y lo logró  hace apenas unos meses, en el año 2019. (Pablo Lima también, pero aquí habría que puntualizar que lo consiguió formando pareja con Fernando Belasteguín, argentino).

En el proceso de internacionalización del pádel es muy interesante destacar las ciudades en las que se apoyó: Acapulco, Marbella, Sotogrande, Mar del Plata, Punta del Este…. Siempre  lugares de veraneo. Incluso la difusión a otros países fue porque quienes “se lo llevaron” lo conocieron en vacaciones. Vacaciones (ocio) y pádel (diversión) siempre fueron de la mano.

El pádel en Argentina explotó en los años 89 y 90 y tuvo un crecimiento bastante fuerte hasta 1995, pero a partir de este momento empezó su saturación y caída. A finales de los años 90,  los jugadores argentinos y el circuito profesional fueron trasladándose progresivamente a España, dando un gran impulso al desarrollo del pádel en nuestro país. También en esta época, algunos políticos, empresarios y deportistas ayudaron a ponerlo de moda: Aznar, Bertín Osborne, Manolo Santana, Carlos Sainz…. Desde ese momento, a mediados de los años 90, en España este deporte no ha hecho más que crecer y crecer.

En las fotos de izquierda a derecha: Bertín Osborne y Philippe Junot (primer exmarido de Carolina de Mónaco), y Aznar junto a Carlos Sainz, .

Este documento de 1990 muestra el número de licencias federativas que había en España ese año, desglosado por Comunidades Autónomas. En aquel entonces el País Vasco era la Autonomía con mayor número de licencias y el total en España era de 935. Actualmente las cosas han cambiado mucho. Cataluña y Madrid son las Comunidades con mayor número de licencias y el total en España suma 75.000 aproximadamente.

Los primeros circuitos de competición

Uno de los mayores cambios que ha sufrido el pádel tiene que ver con el circuito profesional World Padel Tour. Nadie hubiera podido imaginar que los torneos iban a retransmitirse por televisión, que iban a tener el seguimiento actual y que iban a generar y repartir tanto dinero.

El primer circuito profesional que existió en España fue el circuito Beefeater. Beefeater apostó claramente por el pádel, fueron los verdaderos pioneros. El circuito empezó con 9 pruebas a lo largo del año y el Master Final, para hombres y mujeres. Poco después se ampliaría a 12 pruebas anuales. Todos los que pasaran una ronda del Cuadro Final recibían unos 150 euros como ayuda para el viaje. El premio para los Campeones era de unos 300 euros.

María Wakonigg, una de las pioneras y mejores jugadoras de aquella época, nos ha facilitado una foto de una de las fichas de inscripción que se usaban entonces en el Circuito Beefeater. Un documento muy valioso, de 1988.

También habría que destacar a finales de los años 80 el circuito JB. Cada pareja ganadora de un torneo, tanto masculina como femenina, tenía derecho a jugar un Master Final a final de año. Lo curioso era el premio, pues todos los finalistas de ese Master (tanto masculinos como femeninos) eran invitados por JB a viajar a Londres con un acompañante,  durante el primer fin de semana de Wimbledon y con entradas reservadas en la pista central para la primera ronda.

Tras el Circuito Beefeater, surgieron otros circuitos profesionales importantes. La Federación Española organizaba el circuito Estrella Damm, en el que los Campeones ganaban 300 euros. Había unos Campeonatos especiales que se denominaban Internacionales y en los que la dotación económica era mucho mayor (unos 2.000 euros a los campeones), pero sólo había 3 Torneos Internacionales a lo largo del año: los Internacionales de Euskadi, los Internacionales de Cataluña y los Internacionales de Madrid).

La empresa Padel Team, de Pablo Semprún organizó el Circuito OKI, con una gran participación y con 500 Euros para los Campeones. Esta misma empresa consiguió patrocinadores y consiguió promover los Torneos de Altea Hills, Sotogrande (patrocinado por Credit Suisse) y otro Circuito Internacional para la Federación Española patrocinado por Movistar y CajaMadrid en Marbella, Puerto de Santa María, etc. Igualmente, organizaban los Campeonatos de España, principalmente en La Moraleja, y que conseguían congregar a más de 2.500 personas en las gradas.

Hubo también un circuito Internacional Red Bull que ayudó mucho, en los años 1995 y 1996, y que llevó por primera vez el pádel a las calles de Barcelona, Valencia y Madrid.

Todos estos circuitos ayudaron muchísimo y dieron un impulso fundamental al crecimiento del pádel en España.

Poco después llegó el Opel Pádel Tour, que aumentó los premios y en el que los Campeones ganaban 1.500 euros por torneo. En el año 2005 nace el Pádel Pro Tour que reparte 2.000 euros por torneo a los campeones. En 2012 nace el World Padel Tour actual, que reparte ahora 10.000 euros a los Campeones.

En las fotos de izquierda a derecha: Fernando Belasteguín, Juan Martín Díaz, Rocío Fernández-Cid, María Wakonigg y Juan Fontán

Todos estos torneos siempre han tenido Circuito femenino y masculino, por lo que el pádel femenino siempre ha tenido mucha visibilidad y ha sido muy popular. De hecho, en la actualidad, el 40% de los practicantes habituales son mujeres y los partidos femeninos del WPT tienen un gran seguimiento.

Crecimiento de afición y audiencia en el pádel

En cuanto a seguimiento y audiencias, la diferencia entre el pádel antiguo y el actual es también abismal. En el último Master Final en Barcelona, en el Palau Sant Jordi, hubo 10.000 espectadores en las gradas siguiendo el partido en directo. El seguimiento en Gol Televisión y en streaming de cada torneo es de un millón de personas aproximadamente.

Los torneos del WPT se empezaron a poder ver en streaming hace muy poco tiempo,  5-6 años, y las retransmisiones televisivas en Gol son todavía más recientes.

Esto contrasta con el recuerdo de Juan Martín Díaz de una final en Barcelona en al año 2003, en el club Bonasport, en la que había menos de 10 personas viendo el partido.

Compartir
Conoce otras entradas sobre Pádel
Menú