Carolina Navarro

Compartir

Éste último artículo del Trivial está dedicado a Carolina Navarro Björk (26/02/1976 Málaga). La malagueña está considerada la mejor jugadora de la Historia del pádel. Fue, posiblemente, la primera jugadora “moderna” de pádel y la que marcó a toda una generación. En una época en la que los materiales eran diferentes y el pádel femenino era más lento y defensivo, Carolina entró “pegando palos”. Fue la primera en empezar a pegar fuerte al remate, su golpe favorito, revolucionando el pádel femenino.

Luchadora, ganadora, con un enorme talento y un impresionante espíritu de superación, nos encontramos ante una jugadora irrepetible. Su palmarés deportivo impresiona:

  • 9 años Número 1 del Mundo.
  • 12 años Campeona de España.
  • 3 veces Campeona del Mundo por parejas (2000, 2006 y 2012).
  • 4 veces Campeona del mundo por Selecciones (1998, 2000, 2010, 2014).
  • Campeona de Europa por parejas y por Selecciones (2019).
  • Más de 100 torneos profesionales ganados.
  • Medalla de Bronce al Mérito Deportivo entregada por Su Majestad El Rey D. Juan Carlos I
  • Medalla al Mérito Deportivo entregada por la F.E.P
  • Trofeo Otiñano a los Valores 2013.
  • Medalla de Oro de la Provincia de Málaga 2015.
Primeros pasos en el deporte

Carolina, de niña, empezó jugando al tenis. Tenía cualidades y pronto comenzó a destacar. Fue Campeona de Málaga, después Campeona de Andalucía y llegó rápido a Primera Categoría Nacional, participando incluso en algunos torneos WTA.

En este momento tiene que decidir si dedicarse profesionalmente al tenis o seguir estudiando, opción por la que se decanta finalmente. Incluso hoy tiene la duda de qué habría pasado si hubiera optado por ser tenista profesional. Los que la conocen están seguros de que habría triunfado también con la raqueta de tenis. No sorprende, por lo tanto, que sus ídolos sean Federer y Nadal, los dos por igual. De Federer admira su elegancia y estilo y, de Nadal, su carácter luchador y competitivo.

¿Cómo empieza a jugar al pádel?

Cuando decide dejar el tenis para poder estudiar, Carolina sigue con el “gusanillo” de la competición dentro. En ese momento da clases de tenis a algunos alumnos y un amigo de su hermano le habla de un deporte nuevo con características similares al tenis. Decide probar y muy pronto se enamora del pádel, que además tiene la gran ventaja de que lo puede compaginar con sus estudios.

Así es como empieza, compitiendo a nivel local, en Málaga, con sus hermanas Elsa y Belén y, al poco tiempo, a nivel nacional. La primera llamada que recibe para competir a nivel nacional  es de Ester Muñoz, una jugadora madrileña. Con muy pocos torneos empieza a demostrar su enorme talento y potencial y recibe una llamada que marca un poco su historia y que le hace una gran ilusión: María Silvela, que en aquel entonces era la jugadora número 1 del ranking. A partir de ese momento, su progresión resulta ya imparable.

Sus compañeras

Carolina, a lo largo de su carrera, ha jugado con muchas compañeras: Ester Muñoz, María Silvela, Iciar Montes, Paula Eyheraguibel, Cata Tenorio, Alejandra Salazar y Cecilia Reiter. Ella dice que siempre ha tenido la mejor pareja posible en cada momento. Todas ellas le han aportado cosas nuevas y le han ayudado a crecer.

María Silvela e Iciar Montes, sus compañeras en sus inicios como profesional, le ayudaron a entender este deporte y le enseñaron a jugar mejor. En aquella época, Carolina venía del tenis y tenía un juego demasiado agresivo que le llevaba a “equivocarse” más de la cuenta. Ellas le enseñaron a pensar dentro de una pista de pádel.

Aunque considera que con todas ha formado grandes parejas y le han aportado mucho, hay que destacar especialmente a su compañera actual, Cecilia Reiter, con la que lleva jugando más de 11 de años seguidos.

En este vídeo podéis ver un homenaje Carolina Navarro y Cecilia Reiter de Land Rover.

Carolina también tuvo un compañero de pádel, Juan Martín Díaz, en los únicos dos torneos oficiales mixtos que se jugaron en España. Y en ambas ediciones del Campeonato de España mixto (1998 y 1999) se proclamaron Campeones.

Ambos se tienen una mutua admiración. Juan Martín Díaz recuerda ese torneo que jugaron juntos.

“Para mí, fue la primera jugadora que tenía una velocidad más que las demás. Una pegada muy fuerte y metía presión con todos los golpes.”

Lesión de rodilla

Hemos mencionado antes el increíble espíritu de superación de Carolina. En 2004, cuando era número 1 del mundo y estaba a las puertas de jugar un Mundial, una rotura del ligamento cruzado anterior la frenó en seco. Y, cuando se recuperó, tuvo la misma lesión en la otra rodilla.

En vez de venirse abajo, Carolina trabajó entonces más que nunca. No faltó ni un solo día a sus sesiones de rehabilitación y puso mucho empeño también en el trabajo psicológico. Tuvo un papel importante en su recuperación Óscar Lorenzo. A través de la técnica “práctica imaginada” visualizaba cada día distintas situaciones de entrenamiento y partidos, para estar preparada cuando pudiera volver a competir.

Después de 6 meses, por fin pudo volver a entrar en una pista de pádel. Hay que destacar en este proceso el comportamiento de su compañera, Paula Eyheraguibel, ya que sin su apoyo y motivación habría sido todo más difícil. Paula esperó con ilusión su regreso a las pistas, ya que el campeonato del Mundo de 2006 las esperaba. Éste estaba casi a la vuelta de la esquina y no tenían mucho tiempo, aunque se sentían preparadas y confiaban en sus posibilidades. Carolina y Paula acabarían ganando ese Campeonato del Mundo de 2006, demostrando que con trabajo, ilusión, esfuerzo y compañerismo, todo es posible.

En este vídeo podéis  ver a Carol hablando de este momento en un cara a cara de la Universidad Europea.

Cata Tenorio y Nuria Rodríguez nos hablan de Carol

Cata Tenorio fue compañera de Carolina durante el año 2008, una temporada de la que guarda un gran recuerdo.

“De Carol puedo decir que es una excelente compañera y una gran persona, que al final es lo más importante. Y como jugadora, una de las más grandes. Fue la primera que se dedicó a ser profesional de verdad y cambió, de algún modo, el pádel femenino. Recuerdo con mucho cariño la temporada 2008 que jugamos juntas, en la que funcionamos súper bien. A nivel de juego, fue la primera jugadora que desbordaba con su velocidad de bola en la pista, pegándole muy fuerte no sólo al remate sino también con la salida de pared y las voleas, metía muchísima presión. Era una jugadora con una marcha más de velocidad que el resto en aquella época”

Nuria Rodríguez ha tenido que sufrir siempre a Carolina como rival.

“Carolina me parece una de las jugadoras más completas del circuito, además de ser la primera que le dio al pádel femenino ese punto agresivo. Sus mejores tiros son los que vienen por el revés, destacando la bajada de pared y la volea. Pero lo que siempre me sorprende cuando la tengo enfrente es el peso con el que viene su bola. Para mí es, sin duda, la mejora jugadora de la Historia del pádel”.

Mejores recuerdos en el pádel y anécdotas divertidas

Cuando le preguntamos a Carolina por sus mejores recuerdos en el pádel y alguna anécdota divertida nos cuenta lo siguiente:

“Tengo varias. Una vez que estaba haciendo un Clinic en Suecia, estaba hablando con la gente y hay unas palabras en sueco que suenan muy parecidas: fumar y beber agua. Entonces, yo al decirla, como no la decía del todo bien, en mitad del Clinic, les digo; un momento que voy a salir a beber agua. Entonces, tal y como lo dije, sonó a que estaba diciendo que esperaran un momento que iba a salir a fumar y volvía. Imagínate la cara de las jugadoras del Clinic, fue un poema.

Y otra de las anécdotas, por ejemplo, es que yo fui varias veces a jugar a La Moncloa, con Aznar, y una de las veces estábamos jugando con el Secretario de Estado para el Deporte. Yo  jugaba de pareja con él y en una bajada de pared que me toca hacer, él en la red, le di en toda la cabeza. Bueno, me quería morir. Bueno, no sé si fue divertido, buah… tremendo.”

“Mejor recuerdo del pádel… Pues mira, te diría dos, uno más antiguo y otra más cercano. Bueno, tres. Uno sería cuando gané el Mundial del 2006 en Murcia, con Paula Eyheraguibel, que venía de haberme roto las dos rodillas, en 2004 y 2006, y conseguimos ganar el Campeonato del Mundo en Murcia a los 7 meses de la lesión. Otro gran recuerdo que tengo es la temporada 2012 con Ceci, en la que ganamos todo menos un partido. Ganamos Campeonato del Mundo, Máster, terminamos Número 1 del Circuito y sólo perdimos un partido en todo el año.

Y del año pasado, jugar a los pies de las pirámides de Guiza fue increíble. También la semifinal del máster, jugar ante casi 10.000 personas en el Palau Sant Jordi. Son recuerdos, son como momentos que me han marcado. Esos 4.”.

Ceci y Carol hablan de estos dos momentos del 2019 en este video.

Vida familiar y personal

De madre sueca y padre malagueño, está muy unida a su familia, con la que trabaja también en la Asociación Palas Para Todos.  Tiene 2 hermanas, Elsa y Belén, y un hermano, Carlos, que es un “genio” del sushi. Terminó 5º del mundo haciendo Sushi recientemente.

Al margen del deporte, le gusta ver series y películas y uno de sus pasatiempos favoritos es hacer Escape Rooms. Su otra gran pasión es su perro “Hulky”, al que siempre que puede llevar a pasear por el campo.

Es Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, con la especialidad en Gestión de Instalaciones Deportivas, carrera que estudió en la Universidad Europea de Madrid gracias a una beca por el pádel.

Palas para todos

Carolina es la Presidenta de la Asociación Palas para Todos, cuyo fin es ayudar a chicos con discapacidad y trabajar la inclusión a través del pádel. En este Proyecto trabaja con su familia, ya que su hermana Elsa lleva la Escuela de la mano de Nini Conejo, y su padre y su compañera, Cecilia Reiter, forman parte de la Junta Directiva junto con Ana León y Fede Díaz.

Tienen en Málaga una Escuela con alrededor de 70 chicos con diferentes discapacidades (autismo, síndrome de down, asperger, parálisis cerebral, etc) y se siente muy orgullosa de esta labor que realizan. Ayudar a estos chicos y poner su granito de arena, a través del pádel, para que su vida sea mejor y disfruten como lo hacen, es algo muy bonito y que le llena de una manera especial.

Compartir
Conoce otras entradas sobre Pádel
Menú